COLABORACIÓN CUARTO MILENIO PROGRAMA 25/11/2018

      Iker Jiménez abre las puertas del programa para hablar sobre la muerte dramática del futbolista Jesús Castro. La viuda del portero, Blanca Cobián, nos desvela todos los detalles sobre su muerte. Al parecer, se esconden más secretos de los imaginados. Una premonición antes, durante y después del suceso en 1993.

Con la colaboración de Joaquín Abenza y el Dr. J.M. Gaona

       Jesús Castro, futbolista del Sporting de Gijón y símbolo de toda una época. Blanca Cobián, su viuda, visita ‘Cuarto Milenio’ para contarnos en primera persona todo lo que se sabe de la trágica y misteriosa muerte del futbolista. “Nosotros íbamos todos los fines de semana a la playa, él solía jugar con los niños en la arena y se iba, como él decía, a buscar paraísos nuevos”. Blanca cuenta que un día su marido les dijo que había encontrado la playa perfecta en Cantabria. Era la playa de Pechón, la conocida como Playa de Amió, el lugar en el que encontraría la muerte.


       Se trataba de una playa en la que se advertía de su peligro, no estaba vigilada y el baño no estaba recomendado. “Al entrar en el pueblo noté algo, vimos una señora que iba de lado y nos miró fijamente, me recorrió un escalofrío”, nos explica Blanca. El amor y la pasión de Jesús Castro por esa playa paradisíaca fue instantáneo, tanto que ese mismo día el futbolista reservó allí las vacaciones familiares.
                        “No quiero ir a la playa, tengo una premonición”
        Tras una siesta en la arena de la playa, Jesús Castro despertó y le contó a su mujer que había tenido una terrible pesadilla: “Me contó, totalmente pálido, que había soñado que estaba dentro del agua y que no podía salir, que alguien tiraba de él hacia adentro”. Por si esto fuera poco, el hijo pequeño de Jesús Castro se puso enfermo y no quería, bajo ningún concepto, ir a aquella playa. Días después, la familia al completo volvió a la playa, pero Blanca ya no veía aquel lugar de la misma manera: “Le había cogido pavor”. Incluso el niño pequeño de la familia advirtió: “No quiero ir a la playa, tengo una premonición, tengo miedo”.

          Pese a las señales que llevaban recibiendo durante días, la familia de Jesús Castro fue hasta la playa: “Cuando Jesús se fue a pasear por la orilla tuve el impulso de irme con él, pero en el último momento me quedé sentada. Jesús se quitó las zapatillas rápidamente y se metió corriendo al agua, ya no le vi más”, nos explicaba Blanca. Minutos después, el mayor de la pareja llegaba hasta su madre llorando a mares: “Mamá, papá se está ahogando, está solo”.Blanca ha relatado el agónico momento en el que vio a su marido tratando de salir del agua, de la misma forma en la que días antes le había relatado tras una horrible pesadilla. Jesús Castro murió aquel 26 de julio de 1993.

            Después de la muerte de Jesús Castro, Blanca tuvo una serie de sueños en las que su marido se le aparecía: “En una ocasión, en la que yo estaba enferma con neumonía, él me pidió que dejara de fumar, me dijo que era o el tabaco o mi vida”. Blanca dejó de fumar ese mismo día: “Nunca más he vuelto a tocar un cigarrillo”. Un amigo íntimo de Jesús Castro también soñó con el futbolista: “A su amigo le dijo en sueños que aún no había llegado a su destino, que seguía de viaje”.

Ver Programa Completo

(a Partir del minuto 34″)

Deja un comentario